En los estados donde se ha legalizado el uso médico del cannabis no ha aumentado su consumo entre los jóvenes

El consumo de cannabis entre los adolescente en los 10 estados que han aprobado el uso médico de cannabis a lo largo de la última década ha experimentado un descenso importante, según un nuevo estudio financiado y publicado por el Marijuana Policy Project. Sus autores, Mitch Earleywine profesor de psicología de la State University de New York y Karen O’Keefe analista legal del Marijuana Policy Project, revisaron para su informe tanto estadísticas estatales como federales.

Aunque en el debate sobre el cannabis medicinal a menudo se ha argumentado en contra el posible aumento que generaría su uso entre los jóvenes, el informe no apoya esta suposición. El estudio demuestra que la disminución total del uso de cannabis han ocurrido de manera global, en la misma proporción en todos los estados, incluidos aquellos que permiten su uso médico. Las principales conclusiones del estudio son: ningún estado que haya aprobado leyes a favor del cannabis ha visto un aumento general del uso del cannabis por los jóvenes desde que dichas leyes entraran en vigor. El descenso visto en el uso de cannabis por los jóvenes en los estados con leyes sobre cannabis medicinal es ligeramente mayor que el comprobado a nivel nacional.

En los Estados Unidos, y comparado con 1996, en 2003 había descendido el número de alumnos que afirmaban que en los últimos 30 días habían consumido cannabis cerca del 43 por ciento en los alumnos de octavo grado y el 9 por ciento de los de duodémino grado. En California, que permitió el uso médico del cannabis en 1996, el uso en el último mes cae a menos de la mitad entre los alumnos de noveno grado y a la cuarta parte entre los de undécimo grado. Otros estados con leyes sobre cannabis medicinal vieron también reducciones varias en el consumo de cannabis por la juventud.

Los autores del informe hacen notar que, al contrario de los prejuicios frecuentemente citados, puede que entre los adolescentes esté creciendo la consideración del cannabis como “un tratamiento para enfermedades graves, lo que requiere un cauto y cuidadoso uso, y que no se trata de un juguete.” Tom Riley, portavoz de la federal Office of National Drug Control Policy (ONDCP), dijo que el descenso del uso de la droga entre los jóvenes a lo largo de todo el país es atribuible a la campaña publicitaria federal anti-droga de los últimos años y que todos los americanos “deben sentirse contentos con el hecho de que el uso de ésta droga entre los jóvenes haya descendido”.

(Fuentes: United Press International del 7 de septiembre de 2005, Los Angeles Times del 8 de septiembre de 2005)

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento

Más artículos
La investigación básica demuestra que cannabinoides no psicoactivos como el cannabidiol son eficaces contra la leucemia