Importancia de la calidad de las semillas de cannabis

Las semillas de calidad son la clave para plantas sanas y buenas cosechas.

Las semillas de calidad son la clave para plantas sanas y buenas cosechas. Si bien la alimentación/riego adecuados y la buena calidad de la luz obviamente también afectan la salud y el potencial de rendimiento de tus plantas, comenzar un cultivo con genética de primera categoría es igualmente, si no más importante.

Pero, ¿cómo se distingue exactamente las semillas de cannabis de calidad del resto? Esto es posible al saber cómo detectar semillas de cannabis de alta calidad, evitar las malas hierbas y comenzar tu cultivo de la manera correcta.

Ya sea que estés planeando plantar cannabis para uso personal o venderlo a otros, es esencial hacer productos de la más alta calidad. Eso depende mucho del proceso de producción, pero también es vital elegir excelentes semillas de cannabis. Puede que no sea una tarea fácil pero tampoco es imposible de lograr.

No todas las semillas se crean de la misma manera, esto es esencial tenerlo en cuenta antes de realizar una compra. Hay varios componentes que determinan si una semilla es de calidad genética y algunas formas genuinas de saber si una semilla es de calidad.

Por lo tanto, para comprar semillas de calidad una excelente opción es optar por Semillas sensi-seeds de calidad garantizada para así tener la certeza de que obtendrás los mejores resultados durante todo el proceso de cosecha de la planta de cannabis.

¿Cómo deben lucir las semillas de Cannabis?

Tus ojos serán la primera herramienta a utilizar para determinar la calidad del cannabis. Para empezar, inspecciona la cáscara exterior de la semilla y busca colores oscuros.

Si encuentras tonos de negro o gris, lo más probable es que sea una buena semilla. Una combinación de blanco y verde indica que la semilla es joven e inmadura. Si bien eso puede no significar que sea de mala calidad, tomará más tiempo para que dé resultados, por lo que es ideal que tus semillas tengan la edad perfecta para la siembra. Busca rayas negras, grises o incluso como de tigre como indicadores de calidad.

Ahora, toma las semillas en tu mano. ¿Se sienten firmes cuando las tocas? Intenta apretarlas con un par de dedos, pero no demasiado fuerte. No deseas aplicar fuerza bruta como si estuvieras doblando metal.

Un apretón moderado es suficiente para demostrar que la semilla es firme y puede soportar la presión, lo que la hace apta para plantarla. Las semillas viejas o de baja calidad se romperán, por lo que debes alejarte de ellas.

Finalmente, toma la semilla y colócala a la luz del sol (o cualquier otra luz brillante). Una semilla de alta calidad tendrá un brillo radiante y parecerá que tiene una capa de cera.

No se recomienda tomar en consideración el tamaño o la forma de una semilla como signo de su calidad. Algunas cepas simplemente producen semillas más pequeñas que otras y, a veces, la misma planta puede producir semillas de diferentes tamaños y formas. Nunca deseches una semilla solo porque sea más pequeña o tenga una forma diferente a otra.

Encontrar una fuente confiable

Otra forma de saber que estás comprando semillas de alta calidad es asegurarte de que provengan de una fuente confiable. Puedes considerar dirigirte a un banco de semillas conocido que tenga muchas críticas positivas. De igual modo puede ser conveniente pedirle a un amigo cultivador que te recomiende un banco de semillas.

Sin lugar a dudas, encontrar un banco de semillas de buena reputación es una forma sólida de obtener excelentes semillas. Estas empresas se enorgullecen de sus habilidades de reproducción y se aseguran de que sus clientes reciban exactamente lo que se ha anunciado. Tienen una reputación que atender, por lo que ofrecer algo menos solo dañaría su imagen.

Alternativamente, puedes comprar semillas directamente de un cultivador. En este caso, es fundamental que lo conozca, o que una parte de confianza te lo recomiende. No es frecuente que los cultivadores aficionados puedan producir semillas de la mejor calidad, así que debes asegurarte de que su habilidad y experiencia satisfagan tus demandas.

Germinar las semillas de cannabis

La mejor forma de determinar la calidad de las semillas es cultivarlas. Verás el potencial genético rápidamente y sabrás si debes comprar más de las mismas semillas. Si eres un cultivador primerizo, sería aconsejable probar las semillas antes de comprar una cantidad significativa. Desafortunadamente, esto lleva un poco de tiempo, que es posible que los productores comerciales no tengan.

Si deseas saber más sobre la calidad de la semilla, considera realizar la prueba de flotación. Así es como funciona: toma un vaso grande y llénalo con agua. También puedes utilizar un frasco de vidrio. Además, asegúrate de usar agua destilada o de manantial. Ahora, agarra las semillas y colócalas en la superficie.

Lo mejor sería dejar las semillas un par de horas antes de determinar los resultados. Si permanecen en la parte superior, probablemente sean de mala calidad y deberías alejarte. Sin embargo, si las semillas se hunden, vale la pena invertir en ellas porque están en plena forma. La razón por la que necesitas darles un poco de tiempo para que se hundan es que las semillas pueden tardar un poco en absorber el agua.

Una cosa a tener en cuenta es que poner las semillas en agua activa la germinación. Debes germinar las semillas que pasaron tiempo en el agua inmediatamente, o corres el riesgo de dejarlas inutilizables.

¿Qué semillas de cannabis se deben comprar?

La primera opción que tienes es apostar por semillas de marihuana feminizadas, las cuales tienen altas posibilidades de lograr una producción vegetal femenina debido a su alteración genética. Las semillas femeninas son las únicas que desarrollan flores, y son una elección inteligente tanto para los cultivadores principiantes como para los experimentados.

Por otra parte, puedes tener en mente a las semillas autoflorecientes como alternativa. Son producto de un cruce de cannabis indica o sativa con una planta llamada Ruderalis.

Tips para cultivar cannabis adecuadamente

Aquí hay otros factores que debes considerar al cultivar cannabis:

  • Plantación al aire libre o interiores: Si solo plantas para uso personal, es probable que tengas suficiente espacio en el interior. Sin embargo, si deseas plantar cantidades significativas, es posible que desees considerar una solución al aire libre.
  • Asegura las condiciones adecuadas: Las semillas de cannabis deben tener suficiente agua para crecer. También debes garantizar una temperatura óptima, aunque esta es una planta razonablemente duradera que no debería tener problemas con el clima frío o caliente siempre que las condiciones no sean severas. Si estás plantando en interiores, también debes considerar la iluminación.

 

Más artículos
Desgravación fiscal para el cannabis medicinal en Canadá