Bizcocho cannábico con limón y semillas de amapola

Esta rica tarta hecha a base de mantequilla cannábica y limón, es verdaderamente deliciosa e ideal para los mas golosos que ademas se quieren ver beneficiados con las propiedades de la marihuana medicinal.

Es un bizcocho de limón, ligeramente húmedo con semillas de amapola en el fondo y rociados con un glaseado de limón dulce, asi que dulce

Ingredientes:

  • 720 gr de harina
  • Media cuchara (8 gr) de sal
  • Media cuchara (8 gr) de bicarbonato de sodio
  • 45 gr de semillas de amapola
  • 1 Taza (240 gr) de mantequilla cannábica a temperatura ambiente.
  • 720 gr de azúcar
  • 6 huevos
  • 60 gr de jugo de limón recién exprimido
  • 240 gr cáscara de limón rallada
  • 240 gr de crema agria

 

Para el glaseado:

  • 100 Gr. de azúcar glass.
  • 2 Cucharadas de zumo de limón.

 

Instrucciones:

  1. Engrasamos el molde y precalentamos el horno a 325º
  2. Tamizamos todos los ingredientes secos y después de tamizar las semillas de amapola
  3. En otro tazón comenzamos a batir la mantequilla cannábica hasta que quede cremosa o en punto pomada.
  4. Añadir el azúcar gradualmente y batir durante 5 minutos.
  5. Batir los huevos de uno en uno
  6. Agregar el limón y un poquito de ralladura de la cáscara del limón
  7. Añadimos  todos los ingredientes secos al bol e integramos todo con ayuda de una espátula
  8. Dejamos de última la crema agria e integramos bien a la masa.
  9. Pasamos la masa al molde ya previamente preparado y horneamos a 325 º durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el palillo salga limpio.
  10. Para hacer el glaseado. Mezclar el azúcar glass con el zumo del limón y lo añadimos por encima del bizcocho cuando esté bien frío.

 

Y a disfrutar… Rica, rica

¡¡Bon appétit!!

 

 

¡ADVERTENCIA!

La subida y la duración de un colocón varía mucho dependiendo de si se ingiere o se fuma la marihuana. Cuando se fuma, el subidón llega unos cinco o diez minutos después. Cuando se ingiere, puede pasar una hora o más hasta que se note el subidón. Dado que el efecto psicodélico deseado no se percibe inmediatamente, a veces se cae en la trampa de seguir comiendo, hasta acabar en una sobredosis. ¡Y todavía puede ser peor dado que es posible que el colocón dure cinco horas o más! Por eso, aunque tu cuerpo esté acostumbrado a los porros, vigila la cantidad de marihuana que consumes en una comida: más vale no repetir que arrepentirse después. Si no cultivas tus propias plantas, averigua de dónde proviene la hierba y asegúrate de que los cogollos no han sido regados con pesticidas u otros compuestos químicos que puedan ser nocivos.

Más artículos
New Hampshire, 19º estado que legaliza el uso terapéutico del cannabis