Harina de marihuana

Lo fácil y útil que es hacer la harina de marihuna o harina cannábica y es que se hace de pulverización de las hojas y los cogollos de la planta previamente deshidratados.

Esta harina nos servirá para la elaboración de múltiples recetas entre las cuales también se puede hacer la mantequilla de marihuana y diversos concentrados a base de alcohol o aceites. Es por esto un básico que recomendamos tener siempre en casa, os ahorrara mucho tiempo y os hará mas fácil el consumo de marihuana en recetas.

Ingredientes:

  • Marihuana de buena calidad.

Preparación:

  1. La marihuana debe estar muy seca, ya que sino no se va a pulverizar bien y no podremos completar el proceso. Tiene que estar bien deshidratada, incluso por dentro para poder desmenuzarlo y triturarlo fácilmente.  Ayudándonos de un molinillo de harina o de café, vamos pasando la marihuana desmenuzada para que se vaya convirtiendo en polvo, cuanto más fino quede, mejor van a quedar tus recetas cannábicas después. Si hace falta puedes volver a pasarlo otra vez.
  2. Después de tener el polvo, es aconsejable tamizarlo para retirar los posibles restos leñosos mezclados e impurezas que van a estropear nuestra maravillosa receta cuando vayamos a cocinarla.
  3. Luego honearemos el cannabis a 230 º durante 25 min. Sobre una bandeja previamente forrada con papel para hornear. Este proceso se llama descarboxilación del cannabis y es para cambiar THCA inactivo a THC activo.

Y listo para cocinar nuestras recetas preferidas.

La harina de marihuana se puede conservar en un lugar fresco y seco.

¡ADVERTENCIA!

La subida y la duración de un colocón varía mucho dependiendo de si se ingiere o se fuma la marihuana. Cuando se fuma, el subidón llega unos cinco o diez minutos después. Cuando se ingiere, puede pasar una hora o más hasta que se note el subidón. Dado que el efecto psicodélico deseado no se percibe inmediatamente, a veces se cae en la trampa de seguir comiendo, hasta acabar en una sobredosis. ¡Y todavía puede ser peor dado que es posible que el colocón dure cinco horas o más! Por eso, aunque tu cuerpo esté acostumbrado a los porros, vigila la cantidad de marihuana que consumes en una comida: más vale no repetir que arrepentirse después. Si no cultivas tus propias plantas, averigua de dónde proviene la hierba y asegúrate de que los cogollos no han sido regados con pesticidas u otros compuestos químicos que puedan ser nocivos.

Más artículos
¿Comer marihuana cruda es una opción?